Plaga de la Procesionaria

Desde febrero hasta abril deberemos tener cuidado. Ademas de afectarnos a nosotros, pueden resultar peligrosas para nuestras mascotas.

La oruga está cubierta de pelos urticantes que cada año origina muchos problemas de salud en personas y mascotas, ya que provocan una reacción alérgica muy fuerte.

Con los perros el contacto suele ser en el hocico, boca y cara cuando se acercan a olisquear, pudiéndose incluso incluso se introducir en la boca.

Se trata de una urgencia veterinaria, con consecuencias como la asfixia o la necrosis de parte o toda  la lengua.